email
twitter
facebook

22 nov. 2010

Sobrepesca

ECOTIP DE LA SEMANA


* SOBREPESCA EN LOS OCÉANOS * 

La sobrepesca puede llegar a ser la amenaza más grande que sufren los océanos. Nuestro hambre de pescado está excediendo los límites ecológicos de los océanos impactando de forma devastadora sobre los ecosistemas marinos.

La realidad pesquera mundial actual es que la industria está plagada de barcos gigantes que extraen más que los que la naturaleza puede reponer. Con tecnología de última generación, completamente equipados y con radares que localizan a los cardúmenes, estas fábricas flotantes no le dan chance de sobrevivir a los peces.

Como consecuencia el 90% de los grandes peces predadores, símbolos clave de la salud de un ecosistema, han desaparecido. Son ejemplo de esto el atún, pez espada, bacalao, tiburón, etc. Esto puede causar un cambio irremediable en los ecosistemas marinos, poniendo en peligro su estructura y funcionamiento.

Otro problema que viene de la mano con la sobrepesca es la pesca de descarte. Cuando los barcos se lanzan a pescar en sus redes quedan atrapados accidentalmente muchas otras especies de peces y también tortugas, delfines, ballenas, tiburones y muchas aves. Estos “descartes” son tirados nuevamente al mar muriéndose o ya muertos. Cada año se descartan más de 7 toneladas de fauna de acompañamiento o de pesca incidental porque el tamaño no es el adecuado o porque simplemente no era lo que estaban buscando.

Otro problema, son los métodos destructivos como la pesca de arrastre (redes que barren el fondo del mar atrapando todo lo que encuentran a su paso, destruyendo el suelo marino, algas y arrecifes de coral), la pesca con palangre, la pesca con cianuro (que atonta a los peces y mata a los corales) y la pesca con explosivos (aturde o mata cardúmenes de peces, destruyendo todo el hábitat marino).

Desde 1950 que la pesca industrial ha ampliado su rango llegando a todos los rincones del océano. Esta expansión descontrolada acompañada de políticas débiles y subsidios peligrosos a la sobre pesca tienen como resultado una reducción global en la pesca. El 70% del océano está fuera de las jurisdicciones nacionales, por lo que es ahí, en mar adentro, dónde se necesitan las regulaciones y políticas. Este vacío legal es el que permite la explotación no sustentable de la industria pesquera.

En pequeños lugares costeros pequeños pescadores artesanales tiene que competir contra barcos industriales gigantes para proveerse de su alimento. Más de 1 billón de personas depende del pescado y maricos como su fuente principal de proteínas. Toda la seguridad de alimento de toda esa gente depende de las pesca local. Como estos pequeños pescadores tienden a desaparecer frente a los grandes monstruos industriales, toda esta gente se verá forzada a buscar su comida en otro lado, y esto ya está sucediendo.

La sobreexplotación y el mal manejo de la industria pesquera ya causó el colapso de enormes zonas pesqueras. En vez de solucionar esto, la industria se va moviendo de lugar en lugar agotando todos los recursos. Mientras los políticos y comerciantes sigan ignorando este asunto, toda la biodiversidad marina sigue en amenaza. Si seguimos estos hábitos no sustentables, nos vamos a quedar sin alimento, sin trabajo, sin océanos.


0 comentarios:

Publicar un comentario