email
twitter
facebook

12 sep. 2012

Consumo Colaborativo

-->
ECOTIP DE LA SEMANA
* CONSUMO COLABORATIVO *
- COLLABORATIVE CONSUMPTION –

Esta semana les queremos acercar en Ecotips un concepto muy interesante que surgió hace relativamente poco pero que fue catalogado en la revista inglesa Times como “una de las 10 ideas que van a cambiar el mundo”: el consumo colaborativo.

Primero, vamos a la definición: el término consumo colaborativo se refiere a la “rápida explosión de las prácticas tradicionales de compartir, trocar, prestar, intercambiar, alquilar y regalar, reinventadas a través de las nuevas tecnologías en una escala y en formas que nunca habían sido posibles”.

El término surge a raíz de uno de los fenómenos más interesantes que se están dando dentro del movimiento verde en los últimos años: el nacimiento y expansión de diferentes formas de acceder a productos y servicios que no involucran la compra de los mismos. Servicios de alquiler de autos, ropa y objetos de todo tipo, trueque de persona a persona, préstamos temporales y el regalo de cosas en desuso, por medio de redes digitales y páginas web que están apuntando hacia un nuevo tipo de sociedad colaborativa por medio de la conexión y la tecnología. Es decir, que el consumo colaborativo propone consumir sin gastar.

¿Para qué comprar un taladro si solo necesito hacer un agujero en la pared? ¿Para qué ir a un hotel si alguien me puede prestar su sillón? ¿Para qué comprarme una camisa nueva si alguien tiene una que no necesita?

Estas prácticas de intercambio de bienes y servicios sin necesidad de dinero vienen de la antigüedad. Pero con la aparición del capitalismo, el dinero y el paradigma de la acumulación, se fueron perdiendo. Hoy están siendo rescatadas y potenciadas con las posibilidades que abre internet.

La socióloga norteamericana Rachel Botsman fue quien ideó el concepto en su libro “What's Mine is Yours: The Rise of Collaborative Consumption” (“Lo que es mío es tuyo: el crecimiento del consumo colaborativo”). Ella sostiene que “el consumo colaborativo modifica la forma en que hacemos negocios y reinventamos no sólo lo que consumimos, sino también la forma en que consumimos”. Esta nueva forma se basa, entre otras cosas, en la confianza en los extraños.

Algunos ejemplos de plataformas exitosas basadas en la economía de compartir son el servicio de alquiler de auto Zipcar, en el que las personas alquilan autos a otras personas que no los usan por horas. El sitio Ecomodo ofrece la posibilidad de tomar prestado un objeto de otra persona por unos días. Otros sitios como Swap.com permiten intercambiar un objeto por otro con personas que tienen cosas en desuso. Y como éstos, hay miles de nuevos ejemplos cada día.

En Argentina el concepto es nuevo pero cada vez tiene más adeptos. Hay un sitio que se llama Gratiferia: la gente va, deja lo que no usa y los que necesitan se lo llevan sin más vueltas. Además, en Facebook existe un grupo que se llama “Alguien tiene??? ... yo tengo”. No es para compra ni venta ni trueque. Es simplemente para pedir cosas que se necesitan y quien tiene ganas de deshacerse de ellas nos las entrega gratuitamente.

A nivel ecológico, el compartir, regalar, intercambiar y/o trocar objetos evita la producción de otros nuevos, lo cual termina reduciendo el impacto que tienen sobre el medio ambiente. Y además, reduce significativamente la cantidad de objetos que terminan en los tachos de basura y por consecuencia, en rellenos sanitarios o en los océanos.

¿Cómo podés ser parte de este interesante movimiento? Es simple: cada vez que necesites algo, empezá por pensar la forma de conseguirlo prestado de algún contacto o alquilarlo, y buscá la forma de hacer circular tus objetos que no usas.

“Cuando me desprendo de lo que tengo, recibo lo que necesito”
 (Tao Te King)

Les dejamos un video -en inglés- para que puedan verlo de manera más gráfica y un video de Rachel Bosman en la Tedx donde explica bien el concepto.





0 comentarios:

Publicar un comentario