email
twitter
facebook

15 mar. 2011

Aprender a leer las etiquetas

ECOTIP DE LA SEMANA

* APRENDER A LEER LAS ETIQUETAS *



Hace dos semanas les contamos qué son los transgénicos y les comentamos sobre la importancia de exigir su etiquetado.

Nuestra forma de comer y lo que comemos cambió muchísimo en estos últimos años, especialmente desde que surgió la alimentación industrial y la ingeniería genética. No sólo cambiaron las formas de producir los alimentos sino también la forma de concebirlos. 
Hoy en los laboratorios se puede elegir exactamente el olor, sabor y color de todo lo que consumimos. Nuestros alimentos tienen
 muchos 
más agregados de los que conocemos y ya todos sabemos que lo que comemos nos afecta directamente. Hipócrates dijo "Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento". Alimentación y salud no pueden estar más conectados entre sí. Entender esto implica tomar conciencia sobre un montón de cosas y es acá donde nos parece importante aprender a leer las etiquetas de lo que comemos.

Por lo general estamos acostumbrados (algunos) a fijarnos en cosas como calorías, grasas, colesterol, sodio y azúcares, pero también tenemos que fijarnos en todo un nuevo arsenal de agregados químicos como son los conservantes, colorantes, acidulantes, edulcorantes, antioxidantes, saborizantes y aromatizantes, y las grasas hidrogenadas y los productos refinados. Y es en esta marea de nombres complicados dónde nos perdemos. Porque no todo es malo o artificial y es por eso que tenemos que investigar todas estas cosas que contienen nuestros alimentos y tratar de consumir lo más natural y sano posible para cuidar el medio ambiente y nuestra salud. Alimentos que además de ser ricos, nos den energía y nos hagan bien. Y en la naturaleza está lleno!

Si bien estos ingredientes están aprobados por leyes, la realidad es que a largo plazo todavía no conocemos sus efectos porque es algo muy reciente. Por ejemplo, en el caso de los transgénicos en Argentina no existe ninguna ley que exija que si un alimento contiene materia prima transgénica esta tenga que aparecer en la etiqueta. Con lo cual nosotros no sabemos qué tiene ese alimento que estamos consumiendo y por consecuencia, no podemos elegir si lo queremos o no comer. Por suerte hoy por hoy podemos encontrar alimentos certificados de que son orgánicos y no alterados. Pero ojo! que también es algo de moda y que saben que con eso venden. Asi que hay que mirar las etiquetas con atención! 

En el futuro seria buenísimo que también se pudiera incluir la huella ecológica de ese alimento ya que la forma en que ese alimento se produce afecta directamente al medio ambiente. Pero por el momento empecemos a fijarnos qué estamos comiendo y empecemos a exigir alimentos limpios, buenos y que nos hagan bien!

0 comentarios:

Publicar un comentario