email
twitter
facebook

23 jul. 2012

Forestación, Reforestación y Bosques Nativos


ECOTIP DE LA SEMANA

* FORESTACIÓN - REFORESTACIÓN - BOSQUES NATIVOS *


Los bosques son fundamentales para nuestra vida, ya se los contamos en otro ecotip. El que no se acuerda puede hacer click acá y repasarlo. Hoy vamos a ver la diferencia entre ciertos tipos de bosques y actividades forestales para que entendamos que la forma en que se hacen las cosas sí importa.

La forestación o plantación es sinónimo de un bosque artificial. Plantado, manipulado y mantenido por el hombre, estos monocultivos de árboles crean bosques vacíos que no contienen biodiversidad ni ecosistemas. La mayoría de las veces se usan especies exóticas adaptables de rápido crecimiento y se suelen plantar tanto en zonas donde antes no había bosques como en zonas que antes ocupaban bosques nativos, limpiando el suelo de la vegetación autóctona competitiva.

La reforestación es repoblar zonas que en el pasado reciente estaban cubiertas de bosques que por distintas razones, como ser la ampliación de la frontera agropecuaria, incendios o explotación de la madera, fueron eliminados. La correcta reforestación de un bosque se hace plantando especies autóctonas que permitan al bosque original y a sus ecosistemas crecer y expandirse, manteniendo toda su riqueza.

Un bosque nativo es aquel que no fue plantado sino que se desarrolló de manera natural a lo largo de los años hasta ser lo que es hoy en día. Está poblado de especies autóctonas de plantas y animales y  por eso rebosa de biodiversidad y vida. Sus ecosistemas están intactos.

Lo que se desprende de esta diferenciación es que un bosque artificial no es lo mismo que un bosque reforestado y mucho menos que un bosque nativo. Y ahora que entendemos las diferencias, pasemos a los problemas que traen ciertos manejos forestales.
Los bosques nativos en todo el mundo están bajo amenaza de desaparecer y el solo hecho de plantar nuevos árboles no compensa la pérdida de biodiversidad y ecosistemas que se produce durante esa deforestación. Los bosques nativos son el resultado de miles de años de evolución. Están donde el medio ambiente necesita que estén y donde pueden cumplir con todas sus funciones en armonía con los demás ecosistemas. No por nada se dice que la naturaleza es sabia.

Y si bien los bosques forestados alivian la presión sobre los bosques nativos de proveernos de la madera que necesitamos para fabricar nuestras cosas, numerosos ejemplos nos muestran que si esto no se hace de manera correcta, se puede terminar haciendo más mal que bien.

Plantar árboles no siempre es bueno, muchas veces puede perjudicar al medio ambiente aunque suene irónico. Por un lado porque plantar y hacer crecer un bosque donde antes no lo había puede traer numerosos problemas, entre ellos una reducción considerable del agua y de la fertilidad del suelo. Y por otro, porque estos bosques artificiales son rociados con numerosos fertilizantes y pesticidas químicos para proteger la madera de las plagas. Son estos mismos químicos los que impiden que crezca allí algún tipo de biodiversidad o que se regenere la vegetación originaria, convirtiéndolos en bosques sin vida. Además, son obligados a crecer lo más rápido posible usando especies exóticas. Muchos no saben que en realidad las especies nativas son mucho mejores que las exóticas aunque crecen más lento. Son más viables a largo plazo y por ser el resultado de una selección natural, se adaptan mejor al clima local y también son más resistentes a las plagas.

Un triste ejemplo de forestación es la provincia de Misiones donde el 56% de su vegetación natural ya fue deforestada. En parte para plantar te, tabaco y yerba mate y otra buena parte para plantar pinos. Muchos se preguntarán qué tiene que hacer un pino en medio de la selva misionera… y es que es ahí donde está el problema.

Ahora que vimos lo que NO hay que hacer, vamos a lo que SI hay que hacer:

Hay que reforestar, no forestar. Hay que ayudar al bosque nativo a volver a crecer con especies autóctonas. Y otra cosa que hay que hacer es tener un manejo forestal sustentable. Esto significa, acciones que permitan obtener beneficios económicos y sociales de los bosques nativos sin alterar sus funciones ambientales ni su capacidad de regeneración. Que las generaciones del mañana puedan tener el mismo acceso a esos beneficios que nosotros tenemos hoy.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto mucho tu blog mandame tu numero BB(8

Publicar un comentario