email
twitter
facebook

18 jun. 2012

El Rol del Consumidor



ECOTIP DE LA SEMANA

 * EL ROL DEL CONSUMIDOR *


Hoy en ECOTIPS queremos ayudarlos a que sean conscientes del rol que cumplen como consumidores. Un rol que está lejos de ser pequeño y que por eso puede hacer la diferencia.

Empecemos por entender algo: el consumidor es el rey. Toda la industria de consumo se construye en torno al consumidor, lo que éste quiere y compra. El problema es que el consumidor medio no se siente poderoso. No cree que sus decisiones sobre qué entra en el changuito del supermercado o qué compra en su vida diaria tengan peso, tengan importancia. Pero tenemos que darnos cuenta que sí importa, que cada elección que hacemos es como si fuera un acto político, un voto a favor de algo. Entonces, cada vez que pasamos un producto por el escáner del supermercado o cada vez que elegimos un producto sobre otro, estamos votando. Votando por orgánico o no, por local o no, por justo o no.

La gente suele creer que porque las empresas son grandes y poderosas, que no hay posibilidad para el cambio, que ellos no tienen el poder de cambiar las cosas. Pero esto no es así porque la sumatoria de todos nuestros votos puede hacer que el sistema cambie.

¿Cómo? Es fácil: las empresas cambian en función a las opiniones de los consumidores. Y esto tiene su lógica en la ley de oferta y demanda: si la demanda de los consumidores cambia, la oferta del mercado tiene que cambiar porque sino no generan ganancias. No por nada es una industria, un negocio. Y es acá dónde reside nuestro poder como consumidores.

Pongamos como ejemplo a la comida. Comemos cuatro veces por día. Si pensamos que cada comida es una elección consciente, un voto, esto significa que podemos votar cuatro veces al día, votar para que el sistema cambie. Que con cada bocado podemos hacer una diferencia que lleve a cambiar el mundo. Es un pensamiento bastante esperanzador, no?

Nuestro gran problema como consumidores es que si no estamos conscientes de nuestro rol y no tenemos información, no podemos actuar. Entonces éste es el primer paso: ser conscientes. Y el segundo: tener información.

Las elecciones que hacemos diariamente determinan nuestro futuro y el de nuestro planeta. Empecemos a exigir a los productores de nuestras cosas que queremos productos que no contaminen el medio ambiente, que nos hagan bien, que sean nutritivos, naturales, socialmente justos. Si nosotros exigimos esto y lo elegimos, los productores van a llevar al mercado lo que el mercado demande.

0 comentarios:

Publicar un comentario